calidad  que  deja  huella

                          Volver a página principal

   RUTA 40  :   DESDE  LA  PUNA  HASTA  LA  PATAGONIA

      La 40, la ruta mas larga del país, recién dice basta a pocos pasos de Abra Pampa, Jujuy, Su recorrido sinuoso de 4470 Km. bordea la ladera oriental de la Cordillera de los Andes y trepa hasta 5.000 metros en Acay (Salta), para erigirse en el camino para autos mas alto del mundo. Despega del Cabo Vírgenes (al sudeste de Santa Cruz) y antes de alcanzar la Puna atraviesa una larga secuencia de paisajes soñados, todos los climas, 20 reservas naturales y parques nacionales, 18 ríos, 263 puentes, 13 lagos y salares, 27 pasos cordilleranos, 11 provincias y 123 pueblos y ciudades.

Tanta diversidad a los costados de este camino que alterna pavimento, ripio y tierra en partes iguales propone una travesía llena de magia. En 1945 ya estaba trazada (fue inaugurada 10 años antes) y era escenario de viajes inolvidables que realizaban intrépidos aventureros. Todavía hay recorrer la ruta 40 de punta a punta sugiere una epopeya.

En la década del ´50, los carteles que indicaban "RN 40" frecuentemente eran cubiertos por el polvo que levantaban los autos de Turismo de Carretera y los coches estándar, durante los grandes premios organizados por el Automóvil Club. El publico que se apiñaba sobre las banquinas improvisadas literalmente "tragaba tierra" al paso de sus ídolos. En virtud de la desmesurada extensión de "la cuarenta", la Dirección Nacional de Vialidad decidió desdoblar la ruta en dos tramos (Norte y Sur) y establecer un mojón cero común en la ciudad de Mendoza, Por eso, los mendocinos reconocen la céntrica esquina de San Martín y Garibaldi como "Kilómetro 0".

El mayor encanto radica en la ubicación cercana (no necesariamente visible desde el camino) de muchas singularidades, bellezas naturales y misterios a los que conduce esa ruta envuelta en profundos silencios. De sur a norte, una antojadiza selección de estos sitios imperdibles debería tener muy en cuenta el Cañadón del dio Pinturas -cerca del Perito Moreno, Santa Cruz, donde la Cueva de las Manos conserva aleros con pictografías milenarias-, los embalses del río Limay (el Chocón, Piedra del Águila y Alicurá), el Valle de la Luna (en San Juan), el Parque Nacional Talampaya ( La Rioja ), la ruinas de los indios Quilmes (Amaicha del Valle, Tucumán) y la luminosa planicie blanca de las Salinas Grandes , en Jujuy.

El itinerario también se pierde en parajes ignotos. Pero siempre retoma el rumbo y vuelve a jugueteara con la Cordillera.

Cristian Sirouyan  -  Clarín 14 de agosto 2005

 
                                               Foto :  F. Kirbus

Volver  a  página  principal